• sc

Diseña tu oficina en casa 

Actualmente trabajar desde casa es muy común por lo que tener una oficina en el hogar no es nada extraño. Para crear la oficina en casa, sin embargo, hay una serie de factores a considerar antes de transformar.
Trabajar desde casa es cada vez más común sobretodo, cuando se está emprendiendo un modelo de negocio donde no se requiere al cien por ciento tener un equipo completo de trabajo.

No por eso significa que sea más fácil: si bien estás mucho más cómodo porque en tu casa tienes todo lo que necesitas, te verás tentado a procrastinar. Es por ello que tener un espacio donde te puedas sentar a trabajar es necesario.

¿Sabías que aunque trabajes en casa debes poner límites en tu tiempo de trabajo?

Arma el espacio perfecto para ti.
1. ¿Cuánto espacio necesitas? Si no necesitas tener libros, archiveros y papelería a mano, probablemente no necesites un espacio muy grande para trabajar. Un simple escritorio, colocado en alguna esquina bastará.

2. El lugar. De la mano con el primer punto, debes elegir un lugar que esté lejos de las áreas comunes de tu casa y esto incluye los pasillos. Te ayudará a enfocarte más en el trabajo y a no distraerte fácilmente por ruidos ajenos.

3. Iluminación. La luz del sol, en cantidades controladas, es el mejor incentivo para trabajar. Coloca tu oficina en un cuarto o rincón donde la luz natural entre sin problemas. De igual forma debes tener suficiente luz artificial por si te ves obligado a trabajar de noche.

4. Coloca los muebles necesarios. A veces se utilizan muchos muebles que no son realmente necesarios. Revisa lo que realmente necesitas y utiliza el espacio vertical para mejorar el espacio. Te ayudará a ser más organizado lo cual te ayudará a concentrarte más. 
5. Los colores deben ser armoniosos. No sólo para que al entrar te sientas a gusto, sino para que te inviten a no caer en el sueño o pesadez, de modo que sigas trabajando a buen ritmo. Por ejemplo, el color verde se asocia con la naturaleza y ayuda a la concentración, el blanco aporta iluminación y algo de naranja o rojo vitalidad. Tener elementos que tengan estos colores, crearán un buen espacio de trabajo.

6. El escritorio y la silla. Dos elementos dentro de la mueblería de tu oficina en casa que no pueden faltar. Es donde probablemente pasarás más tiempo desempeñando tus tareas, y por ende deben ser muy cómodos. A la hora de adquirirlos, pide probarlos. Es importante que estos se adapten a tu anatomía.

Considera sillas ergonómicas. Éstas por lo general tienen diferentes ajustes que hacen que las sillas se adapten a tu cuerpo, lo cual te ayudará a trabajar mejor.

7. No satures tu espacio. Si bien queremos darle un toque personal, te recomendamos no saturar el espacio con cuadros, fotografías ni materiales de oficina excesivo. Ten solo lo necesario, de ese modo mantener el espacio será más sencillo y rápido.

Trabajar desde casa en definitiva puede ser muy emocionante, en especial si se hace por primera vez, pero debemos tener conciencia de que puede llevar a ser muy informal y lo mejor en ese caso es crear una rutina y trabajar en un área que simula una oficina lo más posible.

Recuerda que trabajar no quiere decir que no puedas tener un espacio dedicado al trabajo profesional. 
ASIA
Si no tienes espacio en casa, o simplemente prefieres no tener una oficina en casa, un espacio de coworking en tu edificio puede ser la mejor opción para ti.